Manual para tus viajes de shopping

Comprar es algo que hacemos en todos o la mayoría de los viajes, por más austeros que tratemos de ser. Por lo menos habrá que “hacer por la vida” y adquirir víveres para preparar nuestros sagrados alimentos.

Si se trata de una travesía ecoturística, bien se puede presentar la ocasión de comprar productos orgánicos o artesanías elaboradas por los pobladores de la región. Y si durante la excursión no hay tiempo, ganas o condiciones para ir de shopping, no es raro que aprovechemos la espera en los aeropuertos o terminales para comprar un obsequio, recuerdo o revista para pasar el rato.

viajes-shopping

En resumen, tenemos que al viajar siempre hay gastos y no pocos imprevistos. De ahí la importancia de llevar una cantidad de dinero extra, para lo que se pueda ofrecer.

Pero también podemos hablar de los viajes de shopping, aquellos que se hacen con el propósito específico de comprar productos de una categoría especial, como ropa, tecnología o antigüedades. Por lo general, los destinos de este tipo de viajes son ciudades que destacan por el tamaño y variedad de sus centros comerciales, así como por las ofertas que se hallan en ellos.

También hay temporadas especialmente favorables para los amantes de las compras. El fin de año y el verano son temporadas altas en la industria turística y los ahorradores aconsejan huir de ellas; pero quienes gustan de viajar en esas fechas o no tienen más opción que hacerlo, pueden beneficiarse con las excelentes rebajas que hacen las tiendas en la mayoría de las ciudades europeas y en los Estados Unidos.

El tan imitado y jamás igualado Black Friday es otra época ideal para sacar las tarjetas de crédito y dar rienda suelta a la pasión por las compras. viajes-shopping2Lo cierto es que las tiendas, outlets y centros comerciales norteamericanos hacen ofertas que difícilmente se comparan con las de otros países en los que se ha tratado de reproducir la estrategia de ventas pre-navideñas y por todo lo que se puede ahorrar en la compra de ropa, accesorios y productos tecnológicos, bien valen la pena los gastos del viaje.

Tengo una amiga que cada año viaja a Las Vegas en el Black Friday, para actualizar su guardarropa y comprar todos sus obsequios de navidad. Con su ayuda he podido elaborar este breve manual, para que tus viajes de shopping no se vean nublados por cuestiones como el exceso de equipaje o los impuestos aduanales.

  1. Viaja ligero

Si tu prioridad es comprar y por tanto sabes que regresarás con más equipaje del que llevas, procura no excederte a la hora de empacar. Lleva sólo las mudas de ropa indispensables y de acuerdo con la época del año.

  1. Evita cargos adicionales

Si lo que piensas comprar podría exceder el límite de equipaje autorizado por la aerolínea, considera opciones como pagar por adelantado la pieza extra (suele ser más barato con algunas aerolíneas económicas) o, como hace mi amiga, buscar envíos de USA a México (o del lugar que visitas a tu país de origen); esto último también puede ser más barato que los cargos de último minuto en el aeropuerto y además te ahorra contratiempos con la seguridad del aeropuerto o la aduana.

  1. Retira etiquetas

Artículos nuevos y en su empaque original, como ropa, juguetes, perfumes, licores y aparatos tecnológicos pueden generar impuestos, ya que se consideran como una importación. Para evitar ese gasto extra, y especialmente si regresarás con las maletas llenas de compras, retira las etiquetas de la ropa y los empaques de los productos, así se confundirán con tus artículos personales.

  1. Revisa si hay restricciones o artículos prohibidos

Cada país tiene lineamientos y restricciones en cuanto a lo que se puede ingresar al llegar de un viaje. Revisa las condiciones vigentes en tu país, para que no pierdas tus mercancías. También considera los artículos prohibidos en el equipaje de cabina, para que los guardes en la maleta documentada.

  1. Asegura tus adquisiciones

Esto aplica especialmente a los aparatos tecnológicos. Si tienes la opción de hacer un pago adicional para extender la garantía o asegurar tu compra contra pérdida o robo, evalúa bien los costos y considera la opción de hacerlo.